El primer paso que deberás hacer cuando al momento de usar tu chimenea eléctrica por primera vez, será observar y asegurarte de que los interruptores se encuentren encendidos y que las lámparas o bombillas no estén flojas.

Esto se debe a que posiblemente el calentador de tu chimenea, desprenda un olor a sobrecalentamiento cuando sea utilizada por primera vez. Ese olor es muy normal, y es causado por el calentamiento inicial de parte de los calentadores internos de la misma.

Si el calentador de tu chimenea no transmite calor, debes asegurarte de que el interruptor delantero se encuentre encendido. Además, el termostato de la pared deberá estar posicionado por encima de la temperatura ambiente de la habitación donde se encuentra esta chimenea. Si esto no funciona, deberás apagarla durante 5 minutos y volver a intentarlo de nuevo.

En el caso de que no tengas idea de cómo funciona tu chimenea, puedes encontrar información sobre el modelo en la placa indicadora. La misma se encuentra debajo de los troncos del área donde estará iluminada.

Es importante que, luego abrir la caja de la chimenea, verifiques el aparato y te asegures de que este no está dañado. Si tiene problemas de ensamblado o en algunas funciones de la misma, o en el caso de que falten piezas o hay daños internos, tendrás que llamar de inmediato atención al cliente del proveedor de tu chimenea eléctrica.

chimenea eléctrica empotrable

Precauciones y consejos para prender la chimenea eléctrica

Antes de encender por primera vez tu nueva chimenea eléctrica, tienes que encontrar un lugar para instalarla. El sitio debe protegerla de la luz solar directa y, antes de enchufar la tendrás que leer todas las instrucciones que trae su manual de uso.

Cuando hacemos uso de estos aparatos, hay que tomar las precauciones básicas que deben ser seguidas para evitar incendios o descargas eléctricas las cuales resultan perjudiciales. Siempre contrata a un electricista o a un profesional con la autorización de la instalación de tu chimenea.

Las chimeneas eléctricas son calientes, por tanto, para evitar quemaduras tienes que abstenerse de tocar la superficie de esta y mantén alejados objetos como: almohadas, papeles y ropa, por lo menos 90cm.

Si el calentador no funciona correctamente, no enciendas la chimenea. Tampoco permitas que entren objetos a la ventilación, esto puede provocar toques eléctricos, incendios y dañar el calentador.

Si harás mantenimiento de la chimenea, desconéctala del panel principal. Por último, cuando la transportes, debes mantenerla en un lugar seco, libre de vibraciones excesivas y guardarla de manera que no se dañe.

¿Cómo se utiliza una chimenea eléctrica?

En general estás chimeneas vienen con un control remoto. Con este, te encargarás de manipularla. Este control tendrá un alcance hasta de 15.25 metros, y no será necesario que lo apuntes hacia la chimenea. Puede pasar por obstáculos e incluso si hay una pared en medio.

Después de haber conectado la chimenea al tablero de servicio eléctrico principal, debes acceder a los controles manuales y activar el interruptor principal. Luego, presiona el botón de encender en el control, esto te permitirá sincronizarlo con la chimenea.

En control remoto pondrá en función los niveles secuenciales de la chimenea. Esto incrementa cada vez que se presiona el botón de “encendido” en el transmisor. La chimenea se podrá apagar con el control en cualquier punto al presionar el botón “apagado”.

Para obtener el efecto de llama, solo deberás presionar el botón en el control una sola vez. Este emitirá un pitido y la luz indicadora se encenderá.

Si deseas regular la intensidad de la llama, tienes que presionar el botón de la óptica de la llama y aumentarla o disminuirla. Cuando tengas la configuración que deseas, soltarás el botón, si lo presionas de nuevo, se detendrá la función de la luz.

Si no quieres utilizar el mando, puedes presionar el interruptor de encender que está en la chimenea. Para el efecto de llama, tienes que hacer el mismo paso que con el control, pero en el botón que se encuentra en la superficie de la chimenea.

Recuerda no exceder los 60 Vatios por bombilla y cuando vayas a reemplazar algunas, ten mucho cuidado. Desconecta toda la corriente del tablero principal de la chimenea, esto es para reducir cualquier riesgo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *